Combatir la fatiga durante el Camino

el descanso es primordial

La fatiga será uno de nuestros pequeños enemigos durante la ruta, pero no debe asustarnos. Aunque sentir fatiga es algo inevitable, podemos combatirla fácilmente si seguimos algunos consejos.

Vamos a caminar muchos kilómetros, con frío o calor, y cargando nuestra mochila. Por tanto el descanso será primordial. Lo ideal es reposar antes de llegar a estar exhaustos para que la recuperación sea más rápida y el descanso más reparador.

De hecho, no te prives de descansar un día completo si así lo consideras necesario, eso te permitirá afrontar con mucha más energía lo que resta de Camino.

Además cuando hablamos de descansar no solo nos referimos al momento de llegada a un albergue. Si a lo largo de la jornada estamos exhaustos, podemos parar a descansar a la sombra de un árbol, sobre todo después de comer, que nuestro cuerpo agradecerá hacer un poco de reposo. No olvidemos que el Camino está sobre todo para disfrutarlo.

Por otro lado, lo mejor para evitar el cansancio muscular es beber mucho líquido, pequeños tragos pero con frecuencia. También se recomienda la ingesta de bebidas energéticas que nos permitan reponer sales minerales, especialmente en aquellos peregrinos que realicen jornadas superiores a los 30 kilómetros.

Los masajes también pueden ayudarte a reponer fuerzas. Masajearse las piernas y los pies a sí mismo puede ser muy relajante y ayudarte a descansar mejor.

Comparte y disfruta

    La fatiga será uno de nuestros pequeños enemigos durante la ruta, pero no debe asustarnos. Aunque sentir fatiga es algo inevitable, podemos combatirla fácilmente si seguimos algunos consejos.

    Vamos a caminar muchos kilómetros, con frío o calor, y cargando nuestra mochila. Por tanto el descanso será primordial. Lo ideal es reposar antes de llegar a estar exhaustos para que la recuperación sea más rápida y el descanso más reparador.

    De hecho, no te prives de descansar un día completo si así lo consideras necesario, eso te permitirá afrontar con mucha más energía lo que resta de Camino.

    Además cuando hablamos de descansar no solo nos referimos al momento de llegada a un albergue. Si a lo largo de la jornada estamos exhaustos, podemos parar a descansar a la sombra de un árbol, sobre todo después de comer, que nuestro cuerpo agradecerá hacer un poco de reposo. No olvidemos que el Camino está sobre todo para disfrutarlo.

    Por otro lado, lo mejor para evitar el cansancio muscular es beber mucho líquido, pequeños tragos pero con frecuencia. También se recomienda la ingesta de bebidas energéticas que nos permitan reponer sales minerales, especialmente en aquellos peregrinos que realicen jornadas superiores a los 30 kilómetros.

    Los masajes también pueden ayudarte a reponer fuerzas. Masajearse las piernas y los pies a sí mismo puede ser muy relajante y ayudarte a descansar mejor.

    Comparte y disfruta

      About the author

      Pablo

      Soy periodista, operador de cámara y realizador de televisión, pero también soy peregrino y hospitalero. Si quieres contar tu experiencia o anécdota sobre el Camino de Santiago puedes hacerlo desde este formulario. Muchas gracias y buen camino!

      Leave a Comment

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *