La alimentación en el Camino de Santiago

alimentacion-en-el-camino
"Para disfrutar del Camino es bueno tener una buena forma física. Una buena forma física evitará a la vez posibles lesiones. Y en todo esto tiene que ver mucho la alimentación.

Arantxa Ezkurdia

Nutricionista

Antes de hacer el camino nos tenemos que plantear varias preguntas:

  • ¿Estamos correctamente alimentados?
  • ¿Cuánto tiempo vamos a andar diariamente?
  • ¿Cuál será nuestro gasto energético?
  • ¿Hay que estar entrenado?
  • ¿Cuál es la alimentación ideal para un caminante?

Bien, estamos ya en el Camino. Necesitaremos una alimentación pautada, equilibrada, controlada y sana.

Alimentacion pautada para el Camino de Santiago

Desde que ponemos el pie en el suelo gastamos energía por lo que hay que fijar la alimentación del día: desayuno completo, comida y cena, y cada hora y media o dos horas unos tentempié con el objetivo de mantener los niveles de glucosa y energía constantes durante toda la jornada y evitar las famosas “pájaras”.

Alimentacion equilibrada

Esto es por la importancia de cubrir todos los nutrientes: hidratos, proteínas y grasas.

Proteína: para recuperar el músculo a través de la carne, el pollo, los huevos, el embutido y los lácteos.
Hidratos de carbono: la fuente principal de energía, que está en la fruta, las verduras, los cereales, la legumbre, el arroz y la pasta.
Grasa: como reserva de energía e imprescindible para mantener la temperatura corporal.

Alimentacion controlada

En la vida real se dice que “hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un pobre”. En el Camino en cambio hay que hacer un buen desayuno y distribuir el resto de las comidas en comidas ligeras, no copiosas y recuperar con una buena cena, 3 horas antes de acostarnos. Así, nos recuperaremos bien del ejercicio y con ese tiempo antes de dormir para hacer la digestión antes de acostarnos ya que dormir bien es igual de importante.

Alimentacion sana

Como dijo Hipócrates, “Somos lo que comemos”. No todos los alimentos más energéticos son los más sanos. Intentemos evitar la bollería y acostumbrarnos a la fruta y los frutos secos. Gastemos un poco mas de dinero y aprovechemoslas cosas buenas de cada día: el pan de pueblo que nos ofrezcan, los fiambres de la zona y disfrutaremos así de la gastronomía local, es decir, dale al chorizo y menos a los cruasanes.

Dieta tipo para un día cualquiera del Camino de Santiago

1. Desayuno:
Café con leche, pan de pueblo con mantequilla y mermelada, una pieza de fruta o zumo y unas lonchas de queso o pavo.

2. Tentempié cada dos horas:
Opción A: una pieza de fruta, queso (30 gramos) y unas 6 almendras.
Opción B: medio sandwich de pavo y 3 nueces.
Opcion C: un yogur de frutas y unos pistachos.

3. Comida:
Sandwich vegetal o bocadillo de no más de un tercio de barra de pan (de tortilla, atún o pollo), una ensalada y una pieza de fruta.

4. Cena: un buen “menú peregrino”:
Elegiremos verdura, pasta, arroz o legumbre, y de segundo, carne, pollo o pescado con patatas y una fruta de postre. Como hemos dicho antes, 3 horas antes de acostarnos.

Y justo antes de acostarnos tomaremos un yogur o un vaso de leche.

NOTAS:
Muchos días comenzamos a caminar antes del amanecer y no podemos desayunar con fundamento hasta después de dos horas caminando. Así que el día anterior cogeremos unos quesitos y una fruta para tomarlo cuando nos despertemos, y a las dos horas nos pegaremos el desayuno que necesitamos.

Agua:
En ayunas dos buenos vasos de agua y acordarnos de estar continuamente hidratándonos. Evitar bebidas con azúcar, pero sí podemos bebidas isotónicas si hace mucho calor o tenemos calambres.

Nos hidrataremos sobre todo en épocas calurosas y para recuperarnos del cansancio físico y de los calambres.

Muchas veces tendremos que beber agua aunque no nos apetezca. El cuerpo lo agradecerá. Para ello es importante llevar el agua a mano, enganchada en el exterior de la mochila para no tener que parar y abrirla cada vez que queramos hidratarnos.

Todo esto está muy bien como regla general, pero también disfrutaremos de la vida y de las buenas cosas que el Camino nos ofrezca.

No cargaremos con la comida para todo el día: siempre encontraremos supermercados para todo esto así que no hay que llenar la mochila de cosas. Planearemos la etapa, distancia entre pueblos, supermercados en el camino, fuentes, etc….

Comparte y disfruta
    "Para disfrutar del Camino es bueno tener una buena forma física. Una buena forma física evitará a la vez posibles lesiones. Y en todo esto tiene que ver mucho la alimentación.

    Arantxa Ezkurdia

    Nutricionista

    Antes de hacer el camino nos tenemos que plantear varias preguntas:

    • ¿Estamos correctamente alimentados?
    • ¿Cuánto tiempo vamos a andar diariamente?
    • ¿Cuál será nuestro gasto energético?
    • ¿Hay que estar entrenado?
    • ¿Cuál es la alimentación ideal para un caminante?

    Bien, estamos ya en el Camino. Necesitaremos una alimentación pautada, equilibrada, controlada y sana.

    Alimentacion pautada para el Camino de Santiago

    Desde que ponemos el pie en el suelo gastamos energía por lo que hay que fijar la alimentación del día: desayuno completo, comida y cena, y cada hora y media o dos horas unos tentempié con el objetivo de mantener los niveles de glucosa y energía constantes durante toda la jornada y evitar las famosas “pájaras”.

    Alimentacion equilibrada

    Esto es por la importancia de cubrir todos los nutrientes: hidratos, proteínas y grasas.

    Proteína: para recuperar el músculo a través de la carne, el pollo, los huevos, el embutido y los lácteos.
    Hidratos de carbono: la fuente principal de energía, que está en la fruta, las verduras, los cereales, la legumbre, el arroz y la pasta.
    Grasa: como reserva de energía e imprescindible para mantener la temperatura corporal.

    Alimentacion controlada

    En la vida real se dice que “hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un pobre”. En el Camino en cambio hay que hacer un buen desayuno y distribuir el resto de las comidas en comidas ligeras, no copiosas y recuperar con una buena cena, 3 horas antes de acostarnos. Así, nos recuperaremos bien del ejercicio y con ese tiempo antes de dormir para hacer la digestión antes de acostarnos ya que dormir bien es igual de importante.

    Alimentacion sana

    Como dijo Hipócrates, “Somos lo que comemos”. No todos los alimentos más energéticos son los más sanos. Intentemos evitar la bollería y acostumbrarnos a la fruta y los frutos secos. Gastemos un poco mas de dinero y aprovechemoslas cosas buenas de cada día: el pan de pueblo que nos ofrezcan, los fiambres de la zona y disfrutaremos así de la gastronomía local, es decir, dale al chorizo y menos a los cruasanes.

    Dieta tipo para un día cualquiera del Camino de Santiago

    1. Desayuno:
    Café con leche, pan de pueblo con mantequilla y mermelada, una pieza de fruta o zumo y unas lonchas de queso o pavo.

    2. Tentempié cada dos horas:
    Opción A: una pieza de fruta, queso (30 gramos) y unas 6 almendras.
    Opción B: medio sandwich de pavo y 3 nueces.
    Opcion C: un yogur de frutas y unos pistachos.

    3. Comida:
    Sandwich vegetal o bocadillo de no más de un tercio de barra de pan (de tortilla, atún o pollo), una ensalada y una pieza de fruta.

    4. Cena: un buen “menú peregrino”:
    Elegiremos verdura, pasta, arroz o legumbre, y de segundo, carne, pollo o pescado con patatas y una fruta de postre. Como hemos dicho antes, 3 horas antes de acostarnos.

    Y justo antes de acostarnos tomaremos un yogur o un vaso de leche.

    NOTAS:
    Muchos días comenzamos a caminar antes del amanecer y no podemos desayunar con fundamento hasta después de dos horas caminando. Así que el día anterior cogeremos unos quesitos y una fruta para tomarlo cuando nos despertemos, y a las dos horas nos pegaremos el desayuno que necesitamos.

    Agua:
    En ayunas dos buenos vasos de agua y acordarnos de estar continuamente hidratándonos. Evitar bebidas con azúcar, pero sí podemos bebidas isotónicas si hace mucho calor o tenemos calambres.

    Nos hidrataremos sobre todo en épocas calurosas y para recuperarnos del cansancio físico y de los calambres.

    Muchas veces tendremos que beber agua aunque no nos apetezca. El cuerpo lo agradecerá. Para ello es importante llevar el agua a mano, enganchada en el exterior de la mochila para no tener que parar y abrirla cada vez que queramos hidratarnos.

    Todo esto está muy bien como regla general, pero también disfrutaremos de la vida y de las buenas cosas que el Camino nos ofrezca.

    No cargaremos con la comida para todo el día: siempre encontraremos supermercados para todo esto así que no hay que llenar la mochila de cosas. Planearemos la etapa, distancia entre pueblos, supermercados en el camino, fuentes, etc….

    Comparte y disfruta

      About the author

      Pablo

      Soy periodista, operador de cámara y realizador de televisión, pero también soy peregrino y hospitalero. Si quieres contar tu experiencia o anécdota sobre el Camino de Santiago puedes hacerlo desde este formulario. Muchas gracias y buen camino!

      Leave a Comment

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *