Rutas de entrenamiento para el Camino de Santiago

la-foz-de-lumbier

Ya nos hemos fijado una fecha para hacer el Camino, pero no debemos olvidar que si nuestro cuerpo no está habituado a caminar, debemos entrenar unas semanas previas a la salida.

Por eso, es recomendable comenzar con paseos cortos, para ir aumentando la distancia recorrida progresivamente. Para habituarnos a las subidas y bajadas que encontraremos en el Camino, ir al monte es la mejor opción para entrenar nuestro cuerpo e ir adaptándolo al esfuerzo que vamos a realizar.

Así, aumentaremos la distancia en nuestros paseos hasta que alcancemos la distancia que recorreremos en nuestras etapas. Y en los últimos entrenamientos, iremos con la mochila cargada para acostumbrarnos al peso que vamos a transportar.

Un buen plan para familiarizar a nuestro cuerpo con lo que vamos a experimentar, sería realizar un durante un fin de semana el equivalente en kilómetros de las etapas. Si lo conseguimos, estamos perfectamente preparados para llegar a Santiago.

Si no puedes prepararte antes de comenzar el Camino, deberás comenzarlo de forma suave para ir poco a poco aumentando las distancias. Sin duda, el mejor entrenamiento es la realización del propio Camino, pero no hay que fijarse como meta, por lo menos al principio, realizar los kilómetros señalados en las etapas.

Comparte y disfruta

    Ya nos hemos fijado una fecha para hacer el Camino, pero no debemos olvidar que si nuestro cuerpo no está habituado a caminar, debemos entrenar unas semanas previas a la salida.

    Por eso, es recomendable comenzar con paseos cortos, para ir aumentando la distancia recorrida progresivamente. Para habituarnos a las subidas y bajadas que encontraremos en el Camino, ir al monte es la mejor opción para entrenar nuestro cuerpo e ir adaptándolo al esfuerzo que vamos a realizar.

    Así, aumentaremos la distancia en nuestros paseos hasta que alcancemos la distancia que recorreremos en nuestras etapas. Y en los últimos entrenamientos, iremos con la mochila cargada para acostumbrarnos al peso que vamos a transportar.

    Un buen plan para familiarizar a nuestro cuerpo con lo que vamos a experimentar, sería realizar un durante un fin de semana el equivalente en kilómetros de las etapas. Si lo conseguimos, estamos perfectamente preparados para llegar a Santiago.

    Si no puedes prepararte antes de comenzar el Camino, deberás comenzarlo de forma suave para ir poco a poco aumentando las distancias. Sin duda, el mejor entrenamiento es la realización del propio Camino, pero no hay que fijarse como meta, por lo menos al principio, realizar los kilómetros señalados en las etapas.

    Comparte y disfruta

      About the author

      Pablo

      Soy periodista, operador de cámara y realizador de televisión, pero también soy peregrino y hospitalero. Si quieres contar tu experiencia o anécdota sobre el Camino de Santiago puedes hacerlo desde este formulario. Muchas gracias y buen camino!

      Leave a Comment

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *